jueves, 18 de mayo de 2006

Jóvenes Vengadores, ¡qué poquita cosa!


Muchas cosas he leído sobre esta nueva serie de la Marvel; que si se parece a Thunderbolts, que si tiene el estilo de los Runaways, que si son los Nuevos Titanes marvelianos, etc., etc,… Además, los elogios han sido prácticamente unánimes, hablando de ella como si fuera una de las mejores series de la actual Marvel.

Tengo que decir que las versiones bien femeninas, bien juveniles de superhéroes consagrados nunca me han hecho gracia, si bien es cierto que hay casos excepcionales como la etapa de los Nuevos Titanes de Wolfman y Pérez que me parece magnífica. Pero es que en este caso estamos hablando de dos autores que se encontraban en estado de gracia en la década de los 80. Por otra parte, eso de transplantar ideas de la DC en la Marvel, como que no me gusta. De hecho, nunca ha sido marca de la casa hacer una serie sobre sidekicks. Por todas estas razones era muy escéptico sobre la calidad de esta serie.

Después de leer los dos primeros números, me encuentro con un cómic de superhéroes del montón, que es poquita cosa, con escaso dinamismo y poca acción. Y lo más preocupante, con poca originalidad. El cómic no es que esté mal, pero la verdad es que no es necesario traer a un guionista reputado del medio televisivo como es Allan Heinberg para hacer algo tan ramplón. Ya me está empezando a cansar esta fórmula de anunciar a bombo y platillo la incorporación de guionistas que proceden de otros medios que, salvo alguna excepción, no están aportando nada al mundo del comic-book.

Hay a quien le recuerda el inicio de esta serie a Thunderbolts, ya que se parte de una premisa similar y es la de que ante la disolución de los Vengadores, un nuevo grupo de héroes recoge el testigo para luchar contra el crimen en las calles Nueva York. Y además detrás de todo esto se esconde un terrible secreto. Pero es que la sorpresa que suponía Thunderbolts llevaba a esa mítica serie a uno derroteros que nada tienen que ver con la sorpresita que encierra Jóvenes Vengadores. Por cierto, en aquellos primeros episodios Busiek mostraba un dominio del género que ya quisiera para sí Heinberg.

Por otra parte los personajes son algo sosos, por no decir estúpidos en algunos casos (el Hulkling ya es la repanocha). Los demás miembros son Patriot, el Asgardiano y Iron Lad, que en definitiva son el trasunto juvenil de algunos miembros del equipo de Vengadores de los 60, como eran Capitán América, Hombre de Hierro, Thor y Hulk. En este sentido hay un claro homenaje a una gloriosa época pasada de la serie madre.

En cuanto al dibujo de Jim Cheung, está a la altura del guión, es decir, soso, correctito, pero nada especial, ni chicha, ni limoná. Es el típico dibujo que no arrastra a la compra de la serie. Para mí, estos Jóvenes Vengadores no aportan nada al Universo Marvel y son totalmente prescindibles. Para disfrutar de nuevos conceptos en el cómic de superhéroes habrá que esperar a la continuación de Runaways o al próximo tomo del Invencible de Kirkman.

6 comentarios:

  1. Sí señor, totalmente de acuerdo. En diez años (o menos)dudo mucho que alguien se acuerde de esta panda...

    ResponderEliminar
  2. Hombre, no es ninguna obra maestra, pero a mi me está entreteniendo. Eso si, no llega al nivel de Runaways, ni mucho menos al de Invencible.

    ResponderEliminar
  3. Quien lo diria con las buenas criticas que esta cosechando esta serie en la blogosfera. Ahora que ya estaba decidido a comprarla me asaltan otra vez las dudas...

    ResponderEliminar
  4. La verdad... yo me he leído el primer número y es nada de nada: comienza el cómic con una conversación con Jameson de unas 6 u 8 páginas que no llevan a ningún lado (¿por qué tantas?) Jameson no es Jameson, es decir, en ningún momento palpamos que tenga la personalidad icónica de este personaje. Luego, el robo en la iglesia con la boda me parece esperpéntica. Las caras de los malos están dibujadas con caras feotas de mu malos mu malos; una rehén se hace la héroe porque sí, aunque los malos tengan metralletas automáticas hasta los dientes, la reacción de esta tía es inverosímil. Y luego, la incursión de los jovenes vengadores un topicazo. La verdad, nada de nada. ¿Qué intentan vendernos la Marvel a bombo y platillo... cosas como ésta?
    PD: Es un resumen del nº 1 de esta nueva colección muy sintética, pero es lo que es...

    ResponderEliminar
  5. Patriot no es como el capi, es como Bucky. Por eso es tan tonto.

    A mi el primer numero me gusto mucho, pero el segundo me ha dejado frio. A ver como sigue ...

    ResponderEliminar
  6. es una chorrada,sin mas.

    ResponderEliminar